El caso de los ‘diputados fantasma’ del Parlamento portugués se cobra la primera víctima

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El caso de los diputados fantasma del Parlamento portugués no es uno, ni son dos. Cuanto más se investiga más ejemplos salen a la luz de miembros de la Cámara cubriendo la ausencia de un compañero de grupo. En la mañana de este jueves, horas después de una reunión extraordinaria del presidente de la Cámara con el fin de acabar con el problema, dimitió la diputada del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha) Mercès Borges.

Como en los casos anteriores —media docena en los dos últimos meses—, han sido investigaciones periodísticas las que han sacado a la luz las irregularidades de asistencia de los diputados. El diario Observador publicó un vídeo en el que se veía a la diputada del primer con más representación en el Parlamento, el PSD, manipular el ordenador del ausente Feliciano Barreiras Duarte.

Barreiras Duarte fue secretario general del PSD durante cuatro meses, de enero a abril. Tuvo que dimitir después de comprobarse que había adornado su currículo con estudios en la Universidad de Berkeley (EE UU), cuando ni siquiera había viajado nunca allí. También se aprovechaba de las ayudas económicas por vivir fuera de Lisboa cuando en realidad vivía en una de las principales avenidas de la ciudad.

Según la dimisionaria Borges, registró a su compañero Barreiras en la votación del presupuesto porque tuvo que salir urgentemente por un problema de su hijo y pensaba que regresaría. “Eso lo hacemos muchas veces. No fue por ningún instinto de maldad”, añadió.

Borges ha anunciado su dimisión de todos sus cargos en el Parlamento, aunque no ha especificado si renuncia también al acta de diputada, toda vez que ni el partido ni la Cámara contemplan sanción disciplinaria alguna para casos de suplantación.

En la reunión del miércoles del presidente del Parlamento, Ferro Rodrigues, con los líderes de los grupos, solo se acordó que se añadiría al proceso de votación un trámite más, el uso de una tarjeta personal. Fue rechazada la posibilidad de emplear un control biométrico, aunque es el único infalible, dado que la tarjeta puede prestarse al igual que las actuales contraseñas personales. Antes de cada votación, el presidente pide a los servicios de la Cámara la comprobación del quórum, pero dadas las investigaciones periodísticas —no exhaustivas— de los últimos días ha quedado demostrado que no es fiable.

El escándalo arrancó con el caso del diputado José Silvano, secretario general del PSD, a principios de noviembre. El líder político se limitó a responder que él es “un hombre honrado”.

Borges, presidenta de una comisión de investigación y coordinadora del grupo en la comisión de Trabajo, es la primera víctima de la oleada de votaciones de diputados ausentes; en todos los casos, anteriores, la mayoría en el citado partido conservador, los implicados se han limitado a pedir excusas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.