Periodistas de Reuters arrestados en Myanmar, sentenciados a siete años de cárcel

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Un juez de Myanmar declaró el lunes a dos periodistas de Reuters culpables de violar una ley sobre secretos de estado y les impuso una pena de cárcel de siete años, en un caso que ha puesto a prueba la salud democrática del país del sudeste asiático.

El juez de distrito del norte de Yangón, Ye Lwin, dijo que Wa Lone, de 32 años, y Kyaw Soe Oo, de 28, incumplieron la Ley de Secretos Oficiales de la era colonial cuando recopilaron y obtuvieron documentos confidenciales.

“Los acusados ​​(…) han violado la Ley de Secretos Oficiales, sección 3.1.c, y son condenados a siete años”, dijo el juez, quien agregó que se tomará en cuenta el tiempo transcurrido desde que fueron detenidos el 12 de diciembre. La defensa puede apelar la decisión ante el tribunal regional y luego ante el tribunal supremo.

Los dos periodistas se declararon inocentes y dijeron que la policía del tribunal los incriminó con la entrega de documentos en el curso del trabajo que estaban desarrollando para informar sobre la situación en Rakhine, un estado de Myanmar castigado por la violencia.

Naciones Unidas, la Unión Europea, países como Estados Unidos, Canadá y Australia, y defensores de la libertad de prensa de todo el mundo han pedido la absolución de los periodistas.

“Hoy es un día triste para Myanmar, los periodistas de Reuters, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, y la prensa de todo el mundo”, dijo el editor en jefe de Reuters, Stephen J. Adler, en un comunicado.

“No vamos a esperar mientras Wa Lone y Kyaw Soe Oo sufren esta injusticia y evaluaremos cómo proceder en los próximos días, incluso con la posibilidad de buscar ayuda en un foro internacional”.

Los reporteros habían declarado al tribunal que dos agentes de policía les entregaron papeles en un restaurante en la ciudad de Yangón momentos antes de que otros oficiales los arrestaran.

Un testigo de la policía declaró que la reunión del restaurante era una trampa para atrapar a los periodistas con el fin de impedir su trabajo o castigarlos por informar sobre un asesinato masivo de musulmanes rohinyá en Rakhine.

Al menos 50 personas atestaban la pequeña sala del juzgado el lunes, y muchas otras esperaban en el exterior. El juez Ye Lwin leyó un resumen del testimonio de los testigos durante aproximadamente una hora antes de emitir su veredicto.

Dijo que se había llegado a la conclusión de que los “documentos confidenciales” encontrados en manos de los dos reporteros habrían sido útiles “para los enemigos del estado y las organizaciones terroristas”. Los documentos en su posesión y en sus teléfonos no eran “información pública”.

“Sin miedo”
Mientras el juez hablaba, varios reporteros lloraban mientras tomaban notas.

La esposa de Kyaw Soe Oo, Chit Su Win, rompió en llanto después del veredicto, y los miembros de la familia tuvieron que sujetarla mientras salía de la sala.

Wa Lone estrechó la mano de las personas que acudieron a apoyar a los reporteros, diciéndoles que no se preocuparan. Con esposas y flanqueado por policías, se dirigió a un grupo de amigos y periodistas.

“Sabemos lo que hicimos. Sabemos que no hicimos nada malo. No tengo miedo. Creo en la justicia, la democracia y la libertad”, dijo.

Kyaw Soe Oo también dijo que los reporteros no habían cometido ningún crimen y que seguirían su lucha por la libertad de prensa.

“Lo que quiero decirle al Gobierno es: nos pueden meter en la cárcel, pero no cierren los ojos y oídos de la gente”, dijo.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, que tienen hijas pequeñas y no han visto a sus familias aparte de las visitas a la cárcel y las audiencias judiciales durante casi nueve meses, fueron llevados nuevamente a prisión.

Kyaw Soe Oo tiene una hija de tres años y la esposa de Wa Lone, Pan Ei Mon, dio a luz a su primera hija el mes pasado.

El portavoz del gobierno de Myanmar, Zaw Htay, no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el veredicto. En general, se negó a hacer comentarios durante todo el proceso, alegando que los tribunales eran independientes y que el caso se llevaría a cabo de acuerdo con la ley.

El veredicto se produce en medio de una creciente presión sobre el Gobierno de la premio Nobel Aung San Suu Kyi por una campaña de seguridad puesta en marcha tras ataques de insurgentes musulmanes rohinyá contra las fuerzas de seguridad en agosto de 2017.

Desde entonces, más de 700.000 musulmanes rohinyá han huido a través de la frontera occidental de Myanmar con Bangladés, según agencias de la ONU.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.